Procede de la parroquia de San Juan de Burlada, pero actualmente está custodiada en la capilla del Museo de Navarra.

Fue pintado en 1556 por Bernat de Flandes junto a otro desaparecido dedicado a Santa Catalina y tiene ocho tablas que aluden a pasajes de la vida del titular y de la virgen.